abril 28

¿Por qué cambiar? ¿Cuándo cambiar? Te comparto 5 razones

Anhelamos cambios para nuestra vida, desearíamos que algunas o muchas cosas fueran diferentes. Y a la vez, como humanos, tenemos una resistencia enorme al cambio.

¿Qué hacemos entonces? ¿Cómo nos motivamos? ¿Por dónde empezamos?


El mundo evoluciona. La vida pasa. Y el cambio ocurre. A veces no podemos elegir cuándo cambiar y aún así, creo que sí podemos decidir cómo cambiamos. De lo contrario las circunstancias escogerán por nosotras. Dejándonos con muy poco poder personal y con la sensación de que la vida pasó y no supimos como llegamos hasta aquí.

En esta entrada quiero hablar sobre dos tipos de cambios:

  • Los que elegimos y...
  • Los inesperados, que tendremos que ir navegando.


Cambios inesperados:

Aquí nos vemos obligadas a timonear la situación, porque surge de fuentes externas. No elegimos el momento.

Y como decía al inicio: a pesar de que no controlamos el cuándo, sí podemos escoger cómo nos cambia esa circunstancia.

Y ¿cómo?: Cuidando la manera como interpretamos ese cambio y nuestras creencias asociadas a él.

Para dar un ejemplo:

El evento de cambio: Mi pareja termina la relación conmigo

Opción 1:

  • Mi interpretación: Ningún hombre/mujer me valora
  • Creencia: Yo no valgo
  • Acción correspondiente: Me quiero sacar la espinita. No quiero más relaciones.

Opción 2:

  • Mi interpretación: Se acabó el amor
  • Creencia: Yo soy digna de amor
  • Acción correspondiente: Suelto a esta pareja. Me conecto con otras posibilidades de relación.

¿Ves cómo siendo el mismo evento, el resultado en la acción es totalmente distinto?

Y aunque no lo parezca, nosotras somos las dueñas de las interpretaciones que hacemos y de las creencias que tenemos. Y si tomamos consciencia de ambas, las podremos observar y transformar. 


Cambios que elegimos:

Éstos cambios los anhelamos y también los resistimos. Sentimos miedo a las consecuencias y a equivocarnos.

Por eso aquí te comparto 5 razones para considerar cambiar. Un audio con mi perspectiva de cuándo y por qué es importante escoger el cambio.

Porque si bien en nuestra etapa de crecimiento no teníamos el poder de decisión sobre nuestras vidas, hoy, siendo adultas, no tenemos por qué ser víctimas de la vida y lo que nos pasa.

Aquí te propongo 4 pasos para que el primer cambio y todos los que vengan se te haga mucho más sencillos y evidentes:

  • 1. Define tus valores: ¿Qué es importante para ti cuidar en tu vida? ¿Alineada a qué valores quisieras que se desarrollara tu vida?
  • 2. Concreta los límites: ¿Qué límites debes ponerle a los demás y a ti misma para que puedas vivir según esos valores?
  • 3. Especifica las habilidades: ¿Qué hábitos debes cambiar? ¿Qué necesitas desarrollar en tu ser para sentirte con fuerza de realizar ese cambio? ¿Qué habilidades puedes aprender para poner esos límites asertivamente?
  • 4. Aterriza el plan: Las intensiones muchas veces se quedan en el aire. Baja a acciones, a un paso a paso, qué vas a hacer para lograr este objetivo.

Te comparto una experiencia personal que tuve hace varios años:

  • 1. Valores: Definí el respeto como un valor fundamental en mi vida
  • 2. límites: Me di cuenta de que admitía los gritos y gritaba como forma de comunicarme con otros y no quería permitir que nadie más lo hiciera, ni permitírmelo a mí.
  • 3. habilidades: Aprendí a hablar sin gritar. Trabajé mi autoestima para reforzarme que no merezco gritos de nadie. Con mi nueva manera de conversar y la seguridad que me traía sentirme merecedora de respeto, pude poner límites a otros cuando me faltaron al respeto.
  • 4. plan: Le pedí a gente cercana que me hiciera caer en cuenta de cuando estaba gritando (lo hacía de manera muy inconsciente). Hice un proceso para trabajar en mi valía y mi sentido de merecimiento. Tuve varias conversaciones con las personas que me relacionaba con irrespeto y fui muy clara haciendo el pedido "No más gritos". Estuve dispuesta a perder relaciones que no respetaran ese límite.

El resultado de esto fue que mis relaciones se transformaron. No perdí nada y en cambio sí gané mucho. Y curiosamente empezaron a llegar a mi vida nuevas personas que no traían esa dinámica de gritar como parte de su comunicación (o que por lo menos no la usan conmigo). Así que ya casi ni es necesario para mí poner ese límite, pues parece que también algo en mí cambió, que hace que sin decirlo, ya sea evidente para los demás qué ese límite no se puede traspasar.


Te dejo los enlaces al episodio de la serie 5 razones: 

5 razones para considerar cambiar:

¡Cuéntame en los comentarios qué nueva posibilidad ves!

Andrea Knudsen


Tags

Cambio y transformación, Decisiones y Prioridades, Hábitos y Patrones, Responsabilidad Personal


Te puede gustar también...

Mi verdad, tu verdad, ¿cuál es la verdad REAL?

Mi verdad, tu verdad, ¿cuál es la verdad REAL?

Cómo sentirte suficiente y ambiciosa a la vez

Cómo sentirte suficiente y ambiciosa a la vez
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de crear para ti la mejor experiencia de usuario y realizar análisis de navegación para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies. Puedes obtener más información haciendo clic en el enlace. ACEPTAR

Aviso de cookies
>