enero 19

2 coMENTARIOS

Tu iniciativa a toda vulnerabilidad ¿Te atreves?

Empiezo con esto: por qué se nos dificulta tanto conversar en nuestras relaciones. 

No me refiero al conversar sobre qué comí hace un rato, qué hice el fin de semana, cuáles son mis planes de las vacaciones y qué tal el frío de hoy. Me refiero a conversaciones con otro tipo de valor. Esas en las que yo me hago cargo de mis expectativas y las convierto en pedidos para así salir del victimismo en el que nos paseamos.

"Es que yo esperaba que él/ella hiciera esto y ni se le ocurrió. Debe ser que yo no le importo", "Si él/ella me amara de verdad, sabría que eso es lo que necesito"

O_O     P  E  L  I  G  R O 

More...

iniciativa a toda vulnerabilidad

¿Qué tal un mundo en el que alinear expectativas, necesidades y deseos no sea un tabú?

Pasar de las conversaciones tipo Gollum:
"Es que yo no necesito nada de nadie"
"Es que si le digo, ¿qué va a pensar que mí?"
"¿Qué tal si se burla luego?" 
"Yo no tengo porque decir lo que necesito"
"¿Qué tal si me rechaza?"
"Es que, qué tal que me diga que no"
"De eso no se habla"

A las conversaciones:  

"Acepto que soy un ser social y necesito de otros. Además qué bonito es poder pedir y sentir el apoyo y compañía de otros."
-
"Para mí es importante y prioritario respetarme en lo que necesito. Si se burla o piensa mal de mí, en realidad eso habla más del otro que de mí."
-
"Soy clara y me manifiesto, porque aunque me conozca y me quiera, no me adivina"
-
"Si me rechaza, veo algo nuevo y puedo seguir adelante desde un punto diferente"
-
"Sí me dice que no, maravilloso también! Entonces ya sabré que me hago cargo de otra manera."
-
"Sí, de mis necesidades sí se habla"

Etc..

Y ojo que hacerse cargo de las expectativas propias no es ir a reclamar desde mis exigencias o quejarme de lo que no se me ha dado, cuando nunca lo he pedido. Y tampoco es no aceptar los no. Estoy hablando de compartir lo que pienso, lo que es verdaderamente importante para mí, necesito y quisiera traer a esta relación en cuestión.

Esto tiene mucho que ver también con escuchar al otro, sus necesidades, sus deseos, sus emociones y sus límites. Y respetar todo eso que venga como algo legítimo. Así como también es legítimo el miedo que me va a producir iniciar y sostener esa conversación. Porque es legítimo el miedo al rechazo, a la humillación, al abandono, etc. y sí, también es legítimo e importantísimo hacernos cargo de nuestras necesidades.

iniciativa a toda vulnerabilidad

Esa es una primera parte.

Y la otra parte es en la que somos receptores de esa conversación: somos a quienes nos abordan con pedidos, con intenciones de alinear y aterrizar expectativas.

Pensemos cómo estamos recibiendo eso. Con un "Qué empoderada esta persona y qué claridad tiene para hacerse cargo de lo que quiere y necesita" o estamos en un lugar que sostiene el tabú de "Cómo se le ocurre decirme eso, pedirme eso, hablar de eso", "Está loco/a" "Qué necesitado/a", "Qué raro/a", "Quién se cree", etc, etc.

Entonces, conclusión:

Por favor, por favor, por favor, conversemos en nuestras relaciones.

Y aprendamos a sentir gratitud y admiración por los/las valientes que toman la iniciativa a toda vulnerabilidad.

Andrea Knudsen


Tags

Confianza, Conversaciones, Escucha, Expectativas, Límites asertivos, Miedo, Pedidos y Promesas, Quejas y Reclamos, Relaciones, Victimismo, Vulnerabilidad


Te puede gustar también...

  • Muy importante esto, gracias! Lo que yo estoy aprendiendo es a manejar las expectativas de los demás y las mías propias; el “yo puedo con todo”. Tus blogs me ayudan 🙂

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de crear para ti la mejor experiencia de usuario y realizar análisis de navegación para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies. Puedes obtener más información haciendo clic en el enlace. ACEPTAR

    Aviso de cookies
    >